La llegada de un nuevo integrante a la familia

La llegada de un nuevo integrante a la familia es un momento especial para todos, y como tal tiene un efecto para cada uno de sus integrantes, especialmente para los más pequeños de la casa.

Lo primero que se preguntan los padres es cuando darles la noticia del embarazo, los niños pequeños no reconocen las nociones temporales todavía así que en lugar de hablar de meses puedes decirle “cuando llegue el verano y el sol brille mucho en el cielo” o “cuando haga mucho frío”. Recuerda que hay un periodo sensible en el embarazo, así que esperar unos meses y asegurarnos que todo va bien para comunicarle la llegada es una buena idea.

Es importante comprender que cada niño va a reaccionar de diferente manera ante la llegada de un nuevo hermanito/a y que seguramente le tomará algún tiempo para acomodarse a la nueva dinámica familiar.

Para ayudarlos a adaptarse a este cambio, hay que considerar hacerlos participes de la noticia y de los preparativos. Por ejemplo, cerca del término del embarazo le pueden proponer al niño decorar juntos el cuarto del bebé,  darle la opción de que pueda escoger algún conjunto de ropa para que el bebé use al salir de la clínica o participar en la selección del nombre del nuevo integrante.  Si bien estas acciones sirven muchas veces de ayuda, debemos de tener en cuenta el mejor momento de hacerlo, la edad del niño y saber que todo esto es tomado con emoción.

Mantén la rutina lo más que puedas, mientras menos cambios hayan más fácil será para tu hijo mayor acostumbrarse.

Al llegar el bebe, separa un momento del día en el cual hayan pocas personas en la clínica para tu hijo mayor vaya a conocer al nuevo integrante de la familia. Respeta su tiempo, algunos van directo a conocerlos, otros necesitan un momento para acercarse. Enséñale a tratarlo con cariño y se amable al decirle cómo coger/cargar a su hermanito/a.

Ya en casa, es de esperar un cambio en el comportamiento del niño (a). Es importante programar alguna actividad – así sea breve – con él/ella durante el día y recordarle que todos los días tendrá un momento con mamá y con papá. Hazlo participe de lo que necesita el bebe y que te ayude a pasarte los pañales, cantarle algo, ayudarte a sacarle el chanchito, etc. Recuerda que es él ayudando, no es su responsabilidad. Así,  poco a poco, el niño comprenderá que su hermanito (a) es parte de la dinámica familiar. Luego, se podrá ir programando actividades que involucren a ambos hermanos.

Así mismo, es normal que presenten conductas de años anteriores como volver a pedir el chupón, hablar como bebes o mojarse los pantalones, no lo retes ni te burles de él, es solo una fase, imagina que estas volviendo a re entrenarlo y cuando menos te des cuenta lo habrá dejado de hacer nuevamente. Estas conductas suelen ser pasajeras, es útil concentrarse más en las buenas conductas que en las inapropiadas.

Consejos:

  • Dejar que el niño acaricie a su hermano (a), guiándolo dócilmente.
  • Programar un tiempo a solas con el niño/a, jueguen juntos como siempre.
  • Evitar cambios en la rutina del niño/a, mantener la estabilidad les da seguridad y tranquilidad.

Departamento Psicopedagógico

Casuarinas Preschool

Add Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

LLamar
Ubicación