Tiempo de jugar Previous item ¡Mamá y Papá se van de viaje! Next item Los Objetos Transicionales

Tiempo de jugar

Jugar nos ayuda, a nosotros papás y adultos cercanos al niño, a recuperar la alegría del recuerdo de nuestros juegos infantiles, y en ese sentido mientras más nos conectemos con nuestro niño interno, más cerca estaremos de nuestros hijos, entendiendo así lo que quieren comunicar, lo que no dicen con palabras. El juego y la fantasía son ventanas a su pequeño mundo, ingresemos y dejémonos llevar, compartiendo un poco de nosotros y disfrutando mucho de ellos.

El juego es una actividad beneficiosa en sí misma. Cuando los niños disfrutan lo que hacen, esa actividad se queda grabada en la memoria del niño y lo acompañará siempre. Sus hijos y ustedes recordarán con alegría los momentos agradables de juego que compartieron juntos.

Muchas veces nos dejamos influenciar por la industria del juguete y compramos solo “juguetes en masa”, limitando así el juego que permite aprender sobre el mundo real, sobre sí mismo y sobre su entorno, esto último es tanto o más educativo. El juego es una conducta innata del niño, sin embargo hay juegos que pueden fomentar más o menos su capacidad creativa, su inteligencia  e imaginación.

No es necesario comprar juegos estructurados (juguetes electrónicos o de celular por ejemplo), que son un producto hecho y solo marcan pautas a los niños de lo que deben hacer, por lo que se acostumbran a seguir un patrón y cuando no lo tienen no saben qué hacer. Al usar solo juegos estructurados, se acostumbran a ser dependientes de algo o de alguien para jugar y eso ha generado un “empolvamiento” de su capacidad creativa, por lo que les cuesta cada vez más usarla.

El juego no estructurado implica diversos materiales, como hojas en blanco, cajas de cereal, tubos de papel, témperas, colores, material reciclado, que proporciona las condiciones para que el niño pueda escoger con qué jugar, qué crear y cómo hacerlo.

Lo que hay que promover en especial en los primeros años, es el uso de la capacidad creativa del niño. El crear algo de la nada, promueve el pensamiento creativo e imaginación, fomenta la búsqueda de soluciones propias en cada niño y todo ello promueve su inteligencia.

Jueguen a descubrir roles, creando con materiales no estructurados: a ser un astronauta en una caja con botones, a ser un baterista con las ollas de la cocina, un pintor o un escultor con plastilina, etc.

Pongan a prueba su capacidad creativa! Jueguen con sus hijos y disfruten como niños!

Mariana Salazar
BabyandMeClub

 

Add Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

LLamar
Ubicación