BIENVENIDOS AL CLUB

Somos un Club especialmente diseñado para bebés y sus acompañantes donde encontraran espacios y actividades para ambos.

El espacio perfecto para estar y crecer con tu bebé

Comunidad

Apego Seguro

Crianza Respetuosa

Flexibilidad de horario

Abrimos de lunes a viernes de 8:30am – 6:00pm dándote la flexibilidad que necesitas

Comunidad

Somos un equipo de profesionales en los primeros vínculos dispuestos a acompañarte en estos primeros años. Además contamos con todas las familias de nuestros Socios que son una fuente de enriquecimiento continuo.

Apego Seguro

La tesis fundamental de la Teoría del Apego es que el estado de seguridad, ansiedad o temor de un niño es determinado en gran medida por la accesibilidad y capacidad de respuesta de su principal figura de afecto (persona con que se establece el vínculo). 

El bebé –según está teoría- nace con un repertorio de conductas las cuales tienen como finalidad producir respuestas en los padres: la succión, las sonrisas reflejas, el balbuceo, la necesidad de ser acunado y el llanto, no son más que estrategias por decirlo de alguna manera del bebé para vincularse con sus papás. Con este repertorio los bebés buscan mantener la proximidad con la figura de apego, resistirse a la separación, protestar si se lleva a cabo (ansiedad de separación), y utilizar la figura de apego como base de seguridad desde la que explora el mundo.
La calidad del apego que reciba el niño/a va a influir en cómo se comportará y desarrollará en el futuro, ya que es lo que da al niño un sentido de seguridad, autoestima, confianza, autonomía y efectividad para enfrentar el mundo, de acuerdo a la calidad afectiva que reciba de sus padres.
“Un niño que sabe que su figura de apego es accesible y sensible a sus demandas les da un fuerte y penetrante sentimiento de seguridad, y la alimenta a valorar y continuar la relación” (John Bowlby).
El apego se forma también en aquellos momentos donde ellos sienten o expresan algún malestar (sea porque se sienten solos, están enfermos, se hicieron daño, etc.) y el modo cómo los padres calman ese malestar. De una forma más clara y directa es posible afirmar entonces que la calidad del apego que los hijos establecen con uno está determinada por el modo como se suele calmar los diversos malestares que pueden sentir o vivir. Si por ejemplo, un niño se cae, llora, y los padres lo retan, o si a un bebé se lo deja llorar por mucho tiempo, o si se deja solo a un niño o niña por largos periodos, entonces todos esos son modos que no calman al niño, sino que lo dejan con más malestar (y por ende, son modos inadecuados de establecer apego).
Las representaciones de apego serán positivas si es que se construyen en un contexto de padres emocionalmente disponibles y responsivos.
En líneas generales, Bowlby (1973) señala cuatro funciones principales de la relación de apego: la búsqueda de la proximidad, la protesta de separación, la base segura y el refugio seguro. La primera función establece y contiene el contacto con la figura de apego. La segunda apunta a resistirse a la separación de dicha figura. La tercera función utiliza a la figura de apego como base a partir de la cual se explora y controla el entorno. En la cuarta se acude a la figura de apego en busca de apoyo y consuelo. En situaciones, poco o nada amenazantes, el niño realizará actividades exploratorias en lugar de conductas de apego. De lo contrario, será más probable que busque la proximidad del cuidador o cuidadora cuando perciba una amenaza en su entorno más cercano.
Al igual que los tipos de apego en el niño, existen modelos correspondientes de las representaciones relacionales de los adultos: el autónomo (apego seguro), el desapegado (apego evitativo) y el modelo preocupado (apego ambivalente). El primero se define por la apertura, la deliberación y la valoración de experiencias de apego y estrategias flexibles para responder a sus necesidades de apego y a las de los demás. El segundo se caracteriza por la defensividad, por una estrategia desactivante contra experiencias que pueden activar ese sistema de apego comportamental. Y el tercero alude a una ambivalencia hacia las figuras de apego.

Leer Más

Nuestras Marcas Asociadas

Amapola
Chateau Blanc
La Bombella
La Tata
Play and Dream
Practibaby
Red Carrot